Tel./Fax: 0342 - 4696869 / 4603746

Quiénes somos

Cubrimos una gran parte de las necesidades del transporte automotor de cargas

En el año 1927, como inmigrante, en busca de nuevas esperanzas, llega al país Don Enrique Taboga, con sólo un bagaje de sueños y voluntad de trabajo. Dos años más tarde logra el primer objetivo que se había impuesto en estas tierras: traer desde Europa a su esposa e hijos.
En 1932, el grupo familiar, con Don Enrique al frente, inicia sus trabajos en herrería y arreglo de carruajes, para lo cual disponía sólo de unas pocas herramientas y una forja vieja.
Algunos años después, en 1947, cuando ya el transporte automotor estaba en auge, orienta la actividad hacia la reparación y construcción de carrocerías y arreglos de elásticos. Aquí está el germen del desarrollo empresarial ulterior. Mientras construía, Don Enrique pensaba: Aquí se puede. Con ese "aquí se puede" quería decir: este bendito país permitirá que mis esperanzas y sueños, en no muy lejano día, se cumplan.
En el año 1952, como legado de Don Enrique, se conforma la sociedad TABOGA HNOS SRL integrada por: Walter Pedro, Marino y Teodoro; y, por entonces, al rubro principal de carrocerías, anexan la venta de repuestos y accesorios. A la fábrica le suman el comercio. Fueron épocas de crecimiento, en las que se logra la inserción en la vida industrial y comercial de la región y del país. Y, en los inicios de la década de los años 70, la Empresa es distinguida con la representación y distribución mayorista de importantes fábricas distribuidas en todo el territorio nacional. Otro jalón en esos tiempos fue la inauguración de nuevas sucursales en las ciudades de Santa Fe y Paraná.

En 1978, se incorpora a los Taboga una nueva y laboriosa generación, integrada por: Hugo, Mirta, Ricardo, Walter José y Enrique Alberto, que dan inicio TABOGA HNOS SACI, y que, por vía del trabajo y la dedicación, acrecientan y redinamizan la actividad de la empresa. Muy poco tiempo después, anexan, a la comercialización de acoplados, la fabricación de tolvas, lo cual representó una importante mejora en la carga, transporte y descarga de alimentos balanceados y granos en general.
A mediados de la década 80, se concreta una de las grandes aspiraciones de la empresa: comienza la fabricación de acoplados TAHNOS. El sueño del forjador, Don Enrique Taboga, aquel inmigrante que, con sus pocas herramientas y su vieja forja, luchó con denuedo por el engrandecimiento industrial y comercial de Santa Fe, se estaba cumpliendo.

En el año 1998, la empresa lanza al mercado un semirremolque con un eje desplazado autodireccional inercial, el primero en su tipo en el país.